Contiac Abogados

Madrid-Marbella-Oviedo

Contiac Abogados, S.L. | B 87174900

Princesa 25, 2ª Planta - Edificio Hexágono 28008 Madrid, España

+34 91 795 8048  |  info@contiac.com

Toda empresa empieza con una buena idea

29 May 2017

David Luquin, profesor de ISEM Fashion Business School, estuvo con nosotros en la mesa de Financiación y Emprendimiento de #FashionTechEvent. Hoy nos explica en una entrevista cómo se gestiona y apoya el emprendimiento desde la Universidad de Navarra.

 

 

¿En que consiste la labor de Innovation Factory, la unidad de emprendimiento de la Universidad de Navarra?

 

Innovation Factory surge del objetivo estratégico dentro del Horizonte 2020 de hacer una universidad más emprendedora. La Universidad de Navarra entiende que una universidad emprendedora sirve para mejor a la sociedad. 

 

En la reflexión previa a la puesta en marcha del proyecto, mi compañero Gustavo Pego y yo propusimos tres líneas de actuación para poder conseguir este objetivo: investigadores, alumnos y antiguos alumnos. Cada uno, con objetivos diferentes.

 

En el caso de los investigadores, la idea es trabajar con los mismos para optimizar la manera en que las investigaciones que se realizan en el campus puedan servir y ser útiles a la sociedad. Una vía, gestionada por el SGI (Servicio de Gestión de la Investigación), es la licencia de patentes o la transferencia de las mismas. Otra de las vías para conseguirlo y que gestionamos desde Innovation Factory es creando empresas que aprovechen esa investigación y la pongan en el mercado. Así, además de dar valor a las investigaciones, también generamos empleo de calidad.

 

La segunda línea de actuación son los alumnos actuales. Queremos que los estudiantes que salgan de la Universidad de Navarra posean valores asociados generalmente a las personas emprendedoras. Esto no significa que todos tengan que ser emprendedores, pero sí aspiramos a que un estudiante de la Universidad de Navarra además de salir con una excelente preparación académica, posea valores como la iniciativa propia, la resistencia a la frustración, la orientación al cliente, la perseverancia, solidaridad, la generosidad, la curiosidad o la sana ambición para él y para la sociedad que lo rodea.

 

Nuestra tercera línea son los Alumni. Con este colectivo de personas tan importante para la Universidad de Navarra tenemos un doble objetivo. Por una parte nos gustaría que los antiguos alumnos que tengan un proyecto emprendedor, ya sean recién graduados o tengan muchos años de experiencia, vean que en la Universidad de Navarra tienen un apoyo para sacar adelante dicho proyecto.  Por otro lado, contamos con una excelente red de antiguos alumnos que siempre están dispuestos a colaborar con los proyectos que estamos gestionando. No se busca siempre una ayuda económica, sino una forma de mentorizar y de apoyar al emprendedor, por ejemplo, siendo el primer cliente o la primera prueba piloto de una de las empresas, abriendo puertas que difícilmente serían accesibles para los emprendedores, prestando sus consejos, validando la idea….

 

Asociado a la creación de esta Unidad de emprendimiento, la Universidad de Navarra impulsó la creación de un fondo de inversión de casi 9 millones de euros que sirve para apoyar todos los proyectos interesantes y rentables que estamos gestionando, en cualquiera de las tres líneas: investigación, alumnos y alumni.

En el caso de estos estudiantes, ¿cómo se les apoya?

 

La idea es ayudarles a montar sus propios proyectos. Les escuchamos y guiamos por las diferentes etapas, siempre con la intención de que durante el proceso aprendan. Puede ser que el proyecto no salga adelante, no todos lo hacen, pero en ese camino el alumno ha aprendido cosas que le sirven para otro proyecto o trabajo en el futuro.

 

En este sentido, ahora estamos dirigiendo los trabajos fin de máster de los alumnos del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda (MEDEM) de ISEM Fashion Business School-Universidad de Navarra, que consisten en proyectos de emprendimiento dentro de la industria de la moda y entre los cuales hay grandes ideas que esperamos sean finalmente llevadas a cabo.

 

¿Cómo se empieza una empresa?

 

Toda empresa empieza con una buena idea. Un proyecto comienza a gestarse en el momento en que alguien detecta una necesidad, una carencia o un problema y busca la manera de solucionarlo. A esa idea hay que darle forma, “aterrizarla” y ponerle un poco de sentido común.

 

A partir de ahí, comienza  el proceso de contrastar esa idea con el mercado, ver si esa idea es interesante o no, si habría que modificarla (pivotarla), ver qué precio debería de tener el producto, con qué proveedores se podría hablar…  Y por supuesto, elaborar un plan de negocio realista para la empresa.

 

¿Existen personalidades o caracteres más propicios a emprender?

 

Todo el mundo puede emprender. Otra cosa diferente es que existan caracteres más favorables  para emprender. Me refiero a aquellos que tienen una mente abierta, que siempre aparecen con ideas nuevas, que no se quejan ante los problemas sino que buscan soluciones, que son perseverantes y no se arredran ante las primeras dificultades… Son un tipo de personas que lo llevan dentro, y aquí aparece la eterna discusión de si el emprendedor nace o se hace.

 

Mi opinión, es que este “gen del emprendimiento” tiene mucho que ver con la educación que se ha recibido en la familia. No solo porque tus padres hayan emprendido, sino que muchos de esos valores, como buscar soluciones, tomar decisiones por uno mismo o no abandonar ante la primera dificultad, se aprenden en casa a través de situaciones cotidianas como puede ser coger el autobús solo, tener que buscarte la vida ante pequeñas dificultades o que tus padres te faciliten y apoyen en estas situaciones. Creo que como casi todo, se puede educar y mejorar.

 

Para emprender, ¿es importante saber trabajar en  equipo?

 

Se puede emprender en solitario, hay varios ejemplos de  gente que lo consigue. Sin embargo, creo que es interesante saber trabajar en equipo porque muchos suman más que uno: mayor conocimiento, complementariedad entre miembros más creativos (cerebro derecho)  y otros más técnicos (cerebro izquierdo)… Encontrar un equipo con el que realmente te sientes bien, te da más posibilidades de sacar el proyecto adelante.

 

Además, un proceso de emprendimiento generalmente es muy duro y tener compañeros en los que apoyarse puede ser en momentos determinados la diferencia entre un proyecto que sale y otros que se abandonan.

 

¿Cómo se aplica todo esto en la industria de la moda?

 

En el sector de la moda existen fundamentalmente dos tipos de emprendimiento: el que quiere montar una marca de ropa, como puede ser el ejemplo de El Ganso o Pompeii, o el que pretende mejorar (reducir rozamiento) la cadena de valor de las empresas de moda.

 

El primero es un modelo de negocio en el que tanto las barreras de entrada como las de salida son muy bajas, y en los que encontramos continuamente gente joven que lo intenta, algunos con mucho éxito, como los ya nombrados. En el otro modelo la tecnología es clave para el desarrollo. Se buscan modelos en los que la tecnología pueda ayudar a las empresas de moda a ser más rentables, a ser más eficientes, a conocer mejor y a acercarse al consumidor de forma más personalizada, a proporcionar una mejor experiencia al usuario…

 

Simplificando un poco, se podría hablar de tres vectores de desarrollo en este último tipo de empresas. Por un lado, se busca conocer mejor al usuario a través del Big Data, talla únicas, probadores virtuales…  Otro punto importante es cómo conseguir ofrecer una experiencia única y exclusiva al consumidor. En este sentido está cobrando fuerza la vuelta a la tienda experiencial: el comprador se cansa de lo online y de las grandes superficies y busca sitios donde poder comprar y tener una experiencia distinta. Por último, se intenta estudiar la cadena de valor y ver dónde se puede aligerar o dónde se producen rozamientos.

 

¿Qué es Atelier ISEM?

 

Atelier ISEM es la primera aceleradora española de moda y tecnología impulsada por ISEM Fashion Business School. Sigue la línea de todas aquellas empresas que emplean la tecnología para conseguir mejorar las industrias de moda. La aceleradora utiliza un modelo de partners y patrones, que no se ha usado nunca hasta ahora. Serán esos patrones, empresas grandes del sector, los que probaran,  en sus propias empresas/instalaciones, los productos o servicios de las empresas aceleradas.

 

Muchos emprendedores prefieren un primer cliente donde testar el producto que incluso dinero. Y esto es lo que vamos a ofrecer en Atelier by ISEM. Las empresas grandes (los patrones de Atelier) están dispuestas a ser ese primer cliente porque les interesa estar asomados y ser los primeros en usar tecnologías disruptivas que les permitan competir mejor.

 

 

 

Please reload

Please reload